Para leer en el micro: La Caída del Urracón Negro

Que en el Perú no se habla de otra cosa? Aquí les dejo una pequeña crónica que tuve que hacer para mi chamba el tiempo en que la polémica periodista de espectáculos le dijo adiós a la libertad. Estaba pensando en frases ingeniosas pero no encuento magalismo que defina con exactitud lo mucho que me divertí haciendo esta crónica. Espero les guste. Sube, sube, apéguense al fondo.

LA CAÍDA DEL URRACÓN NEGRO

El 2008 se nos fue dejando una dura lección para la periodista más polémica del país. Reviva paso a paso la más dolorosa derrota del monstruo televisivo más exitoso de todos los tiempos, mientras usted y nosotros, estimado lector, nos hacemos la gran pregunta: ¿Qué le espera a Magaly Medina en el 2009?

LA GOTA QUE DERRAMÓ EL VASO

El jueves 16 de octubre parecía un día más para la reina del ampay: la lectura de una nueva sentencia, una reparación civil más, una raya más al tigre que volvería a rugir esa noche frente a cámaras riéndose de una querella de la que saldría nuevamente airosa. La ilusión del triunfo estalló como pompa de jabón frente a un sonoro “juat?” y Magaly Teve no volvería a salir al aire esa noche.

En horas de la tarde parecía insólito escuchar en la radio y ver en la televisión los pormenores de una noticia que cayó sobre la opinión pública como un baldazo de agua fría: Magaly Jesús Medina Vela era sentenciada a 5 meses de prisión efectiva luego de ser hallada culpable por el delito de difamación en contra del futbolista Paolo Guerrero.

No podías creerlo, pelirroja, y nosotros tampoco. El tan ansiado golpe que no lograra una enfurecida Débora de Souza tildada de “trafera”, una Gisela Valcárcel acusada de organizar bacanales caseros (drogas incluidas) y una Mónica Adaro llamada a rabiar “prostituta”, fue asestado por Paolo Guerrero y el más certero de sus misilazos, esta vez, al arco de la ‘bocona’.

La sentencia que cortaría las alas a la urraca se hizo efectiva de inmediato, sin tiempo para un hasta pronto, sin tiempo para un último ampay, tan solo con la oportunidad de pronunciarse en CPN Radio: ahora la Magaly mujer llegaba a nuestras radios con una voz quebrada y pensando en la autora de sus días.

Una faceta insospechada de la mujer de hierro tantas veces demandada, tantas veces cuestionada por los abanderados del periodismo serio: un íntimo momento de fragilidad criticado con la misma dureza con la que arremetía contra sus ampayados. “El precio de decir la verdad” para ella, para muchos otros: ojo por ojo y diente por diente. “Bye, bye y vámonos a un corte”.

LA PROCESIÓN VA POR DENTRO

Las imágenes emitidas por todos los medios esa noche de octubre eran, sobremanera, insólitas y escalofriantes: La mujer más poderosa del Perú, según la “Encuesta del Poder”, era enmarrocada y trasladada al Penal de Chorrillos en medio de su propio circo: flashes, micrófonos, fieles y periodistas en un cuadro macabro a sátira y parodia de una procesión del Cristo Morado.

Atrás quedaba la insolente Magaly riéndose de Paolo Guerrero, rompiendo su carta notarial y zurrándose en toda conciliación, atrás quedaba la acérrima defensora de unas fotos tomadas a las 2 de la mañana y no a las 8 de la noche. Los vouchers del Friday’s, lugar del sonado ampay, indicando la hora, no eran prueba de nada, las declaraciones del agraviado tampoco.

En su lugar, las pantallas de nuestros televisores transmitieron a las 9 de la noche a un contradictorio Nicolás Lúcar defendiendo a capa y espada a la mujer con quien jamás guardó una buena relación. “La sentencia de Magaly es una aberración”, dijo el periodista a Peru.com horrorizado por el sufrimiento de su colega, con quien compartiera el set durante el aniversario de ATV.

El segundo momento de fragilidad de la conductora llegaría desde el programa “Enemigos Íntimos” con un video captado desde un celular: Una Magaly esposada y sonriente hace apenas unas horas volvía a quebrar su voz en el interior de un auto frente a un Ney Guerrero pateado y maltratado previo a su traslado al penal de San Jorge. El delito era el mismo, el final incierto también.

La versión de su urraco, hoy en el más absoluto silencio, era incuestionable y las fotos no mentían: Paolo Guerrero se había escapado de la concentración previa al partido con Brasil para ir a divertirse con Fiorella Chirichigno. Había que meter las manos al fuego por su irrefutable corresponsal, aunque terminara quemándose luego en un frío horno llamado Santa Mónica.

La modelo de Lima Limón saltó luego a la fama como “la amiga de Paolo Guerrero” y confirmaría luego su relación sentimental con el futbolista para terminar de hundir a Magaly al afirmar que salio con Guerrero temprano y no de madrugada. Cortina de humo o no, la figura televisiva más exitosa estaba ahora tras las rejas, aunque liderando el rating es noche, como siempre.

VAMOS A VER A LA CHICA DE LA TELE

Los días siguientes al encarcelamiento de la diva del chisme fueron de lo más previsibles: la prensa nacional pendiente al detalle del estado emocional, menú, y postura al dormir de Magaly Medina durante su estancia en el área de prevención del centro penitenciario.

En los kioscos de periódicos ya podían leerse titulares como: “Bruja, chapa tu escoba y fuga”, “Ahora come pan con torreja” y “Barre penal y limpia baño”. Mil versiones de lo que habría sido una llegada sin nada de espectacular: su nervioso ingreso en silencio y pendiente a todos los movimientos. El colchón de espuma, la única frazada y la cola para el único baño de la zona de prevención.

Las infaltables visitas llegarían con una prensa hambrienta de titulares y declaraciones de todos y cada uno de los que, selectos y designados, tenían oportunidad de intercambiar palabras con la ‘urraca’. Su ex marido César Lengua y su hermano Jimmy Medina fueron los primeros en llegar, a ellos le seguirìan amigas, urracas, familiares y su hijo Gianmarco Mendoza.

La periodista estrella de ATV se vio inmersa en el ojo de la tormenta, puesto privilegiado en el que colocó a medio Perú a lo largo de su trayectoria: sus propiedades, millonarios ingresos y bienes raíces en Miami que, lejos de ayudar a la interna del penal de Chorrillos, la hacían más vulnerable ante sus potenciales demandantes ávidos de reducir a centavos la fortuna de Magaly.

Los carteles pidiendo su libertad, las manifestaciones de cariño, los reportajes especiales, las ‘urraquitas’ de peluche y otros souvenir en venta estuvieron a la orden del día, así como las leyendas en torno a la nueva vida de la periodista. La expectativa terminó cuando la propia Magaly decidió dar la cara a través de su revista.

“¿Qué hay de raro que duerma en el suelo o en una banca, limpie los baños o haga cola para bañarme? He entrado a lugares hundida en el barro, he comido de todo y claro que he limpiado baños. Yo no sé por qué se asombran o arman tanto alboroto. Yo no soy una princesa de cuento. Soy periodista. Acá yo soy una reclusa más”, diría Medina el miércoles 22 de octubre en su primera carta.

Las ventas de la revista “Magaly Teve” comenzaron a multiplicarse exponencialmente publicando las cartas semanales de la periodista, tanto a su “Neyci” (su productor Ney Guerrero) como al público lector. Le duela a quien le duela, el terror de la farándula continuaría haciendo noticia y en boca de todos durante mucho tiempo más.

MAGNOLIA MERINO: LA DIVINA PARODIA

Al conocerse la noticia de una serie basada en la vida de Magaly Medina, muchos se preguntaron si este polémico personaje merecía la inmortalización a través de una miniserie en manos de la reconocida Michelle Alexander. El culebrón llegó antes que la respuesta bajo el original título de Magnolia Merino un lunes 17 de noviembre para sorpresa de propios y no de extraños.

El admirable y complicado trabajo de caracterización de la actriz Ebelin Ortiz en su primer protagónico le valdría elogios oportunos, duras críticas y hasta comentarios racistas en su blog. Lo cierto es que, llevando el sello de la ‘urraca’, no había pierde y Alexander lo sabía de sobra.

La producción debutó con un rating nada despreciable que iría decayendo acaso tal vez por las brutales exageraciones que pisoteaban furiosamente lo de “Cualquier parecido es pura coincidencia”. Cocainómana, extorsionadora, desesperada por un compañero de cama y alcohólica sin anonimatos: “La historia de un monstruo” estaba convirtiendo al personaje precisamente en eso.

En palabras de la propia Ortiz, esta miniserie continúa sin un final definido. Eso sí, cada capítulo continúa mostrándonos a toda nuestra farándula local con terribles vicios creados por guionistas cuyo esfuerzo consistía en cambiar en dos o tres letras los nombres de los personajes reales que inspiran a tanta vedette, gay, proxeneta y corrupto de saco y corbata aliado con el ‘doc’.

La sobreactuación, el exceso y la exageración que viene dándose en “Magnolia Merino” no han desmerecido la atención de sus seguidores y las risas del público en general al decir que todo es válido al momento si de divertir se trata. Valgan verdades, los personajes y la producción no han sido merecedores de la atención y, mucho menos, de las líneas de la Magaly original.

PALABRAS PRESIDENCIALES

Más de dos meses han transcurrido desde que la ‘bocona’ dejó de ser la figura más poderosa para convertirse en la ficha número 1000258981 del INPE. El escándalo de su prisión aminoraba su onda expansiva con chismes y comentarios sobre su lamentable estado emocional. Sin pensarlo, la ‘fierita’ volvería a las portadas en palabras del propio Presidente de la República.

“Magaly tiene algunos detractores pero veo que hay mucha presión social, creo que ya es suficiente los dos meses de reclusión, vamos a analizarlo con la Ministra de Justicia”, fue el pronunciamiento de Alan García durante la inauguración del penal de mujeres “Tarapacá” y que desataría una nueva polvareda farandulera, esta vez, en boca del mismísimo gobernante.

Tras este hecho sin precedentes, golpes de pecho y vivas sobraron frente a un supuesto indulto que, ciertamente, resultaría imposible para una Magaly que no admite culpa alguna y cuyo proceso se viene prolongando innecesariamente gracias a la vehemencia y desaciertos de un cansado César Nakasaki, abogado de la reina del ampay.

A estas declaraciones sobrevinieron más pancartas, recolecciones de firmas y más muestras de cariño cuya sinceridad se cuestionó duramente: “Ese tipo de firmitas se consiguen con una dádiva. No es extraño que pidan su libertad a cambio de 10 ó 20 soles”, diría luego a Peru.com un desconcertado padre de Mónica Adaro plantado en su segunda audiencia de conciliación con Magaly.

Sin culpas aceptadas o sentencias definitivas, un indulto es poco menos que imposible y, como diría luego Mónica Cabrejos, las palabras de García quedarían tan solo en “buenas intenciones”, valiéndole el calificativo de “farandulero” en más de una ocasión. La nueva pregunta que flotaba en el cielo donde antes volara la ‘urraca’ era: ¿Magaly pasaría la navidad tras las rejas?

VAMOS POR MÁS

En más de una ocasión, Tatiana del Carmen Bardales, la abogada de Paolo Guerrero, lamentaba públicamente lo que ella consideraba una pena “benigna” para Magaly Medina para manifestar luego sus intenciones de que la sentencia de la hasta hoy reclusa se prolongue a un año. Esta dura posibilidad no se descarta si analizamos que el caso viene evaluándose hasta el momento.

Tras un sinnúmero de falsas alarmas y la apelación de la defensa de Magaly producto de un Habeas Corpus rechazado por el 27 Juzgado Penal de Lima, la Tercera Sala Penal para Reos en cárcel no ha tomado una decisión hasta el momento y podría no hacerlo hasta dentro de 20 días más. La pregunta parecía replantearse para la ‘urraca’: ¿Cómo pasaría la navidad en prisión?

Los líos judiciales parecen no terminar para Magaly Medina, ya que Mónica Adaro prepara el 2009 de quien la llamara “prostituta” con una nueva demanda en la que le exigirá 5 millones como reparación civil luego de la difusión de imágenes suyas manteniendo relaciones sexuales en el histórico caso de las “prostivedettes”.

Esta sería la revancha de los ofendidos, pues la vedette Desiré Acosta también prepara su demanda al afirmar haber sido también tildada con el oficio más antiguo del mundo. Mientras más furiosas querellas se acumulan, la defensa de Paolo Guerrero continúa exigiendo sin contemplaciones un millón de dólares como reparación civil, así como disculpas públicas para su defendido.

FRÍA NAVIDAD

La noticia más reciente y (por qué no) conmovedora de nuestra heroína mediática llegaron con la noche buena y su sentido mensaje navideño desde la fría zona de prevención del Penal de Chorrillos: “El espíritu navideño está dentro de nosotros, porque lo mejor de esta vida es tener una familia con quienes compartir cariño” son sus primera palabras escritas a puño y letra.

La misiva navideña de Magaly Medina incluye no solo el agradecimiento a sus incondicionales, sino que mantiene firme la promesa de un retorno “para divertirnos juntos”. La urraca navideña será esperanzadora para sus fans y nefasta para quienes anhelan que siga presa eternamente.

Los días siguen pasando y sin duda alguna, estimado lector, esta historia continuará.

2 comentarios:

Suu dijo...

Desde mi respectivo sitio que, por cierto, es al fondo te escribo un comentario al post más largo que he leído. Pero entretenido. Sobre todo porque, ¿qué más divertido que ver a los geniales Alvarez y JB burlándose de la persona más pedante en el medio, Magaly Metida. Disculpen, Medina. Jajaja.

Suu dijo...

Desde mi respectivo sitio que, por cierto, es al fondo te escribo un comentario al post más largo que he leído. Pero entretenido. Sobre todo porque, ¿qué más divertido que ver a los geniales Alvarez y JB burlándose de la persona más pedante en el medio, Magaly Metida. Disculpen, Medina. Jajaja.

Pasajeros inteligentes que pagan con sencillo...